Quién es Ana

Hola, soy Ana y me dedico a acompañar a mujeres en su desarrollo profesional, como consultora.

Soy también una mujer Expatriada desde hace ya bastantes años.

Debido a esto, tuve que reinventarme profesionalmente, partiendo de las experiencias y formaciones que tenía.

Tomé la decisión de cambiar de país, porque me pareció una oportunidad de vivir una nueva experiencia; y aprovechando que mis hijos eran muy pequeños, fue el momento de salir de la zona de confort en la que estaba instalada, y correr el riesgo de comenzar una nueva vida.

Llevaba los 10 últimos años, trabajando en la misma empresa, dentro del ámbito de los Recursos Humanos, haciendo siempre un poco lo mismo, y esto me animó a tomar la decisión de vivir la experiencia Expat.

Cuando vives muchos años en tu zona conocida, con un trabajo estable y una vida dentro de la seguridad, salir de todo esto no es fácil. Y mis inicios no lo fueron.

Comencé a estudiar el idioma para poder dar un salto al mercado de trabajo y retomar mi vida profesional. Pero después de unos cuantos años sin ejercer mi trabajo, me empecé a plantear si realmente era lo que quería hacer.

Fue cuando tuve una crisis personal, porque comencé a cuestionarme muchos temas sobre mi vida profesional y personal. 

Decidí hacerme un proceso de coaching y autoconocimiento, y fue rodado.

Durante algunos años, dónde me focalicé en la búsqueda de empleo y en mi desarrollo profesional, descubrí que había aprendido muchísimo en este proceso, y que había utilizado muchas de las competencias y experiencias que me habían aportado mi profesión y mi formación.

Surgió la oportunidad de encontrarme con otras mujeres expatriadas, que habían llegado mucho más tarde que yo, y que necesitaban una ayuda porque querían volver al mundo laboral y no sabían cómo. Y me sentí llamada a acompañarlas y a compartir mis conocimientos y experiencias.

Comencé a colaborar en una Asociación de desempleados, como Consejera de Empleo, y descubrí qué era lo que quería hacer, cuál era mi sitio y mi vocación.

Esta experiencia, me animó a sacar lo mejor de mi, y a potenciar y poner en valor todas esas competencias profesionales y cualidades personales que tenía. Y sobre todo, a cumplir con lo que me había propuesto en mi etapa de autoconocimiento: que la vida es para ayudar y aportar valor a los demás.

Decidí un día, que esta transformación que había tenido, quería compartirla con otras mujeres, que como yo, habían dejado aparcado por un tiempo su vida profesional, y que necesitaban una ayuda y un acompañamiento a la búsqueda de empleo , a la reorientación profesional(como fue mi caso) y el emprendimiento.

Y ahí, que me lancé a la aventura de emprender y acompañar como consultora a mujeres que desean hacer un cambio profesional en sus vidas.

Aprovechar un cambio de manera positiva, y descubrir nuestro propósito motivador, lo que nos hace vibrar y sentirnos realizadas personal y profesionalmente, es uno de los objetivos que tengo con cada persona que acompaño. Dejar de conformarnos con la vida que llevamos que no nos satisface del todo , para adentrarnos en aquello que queremos y deseamos hacer.

Tu puedes también descubrir tu vocación y hacer un cambio en tu vidacomo lo he hecho yo.

Todo es posible si crees en ello 😉 

Ana