Entrevista de empleo: Demostrar de manera eficaz quién eres y cuál es tu potencial

Esta semana quería tratar el tema de la entrevista de empleo. Pero no desde un modo técnico, de cuáles son las posibles preguntas, como tienes que controlar tu postura etc., de esto hay mucho que puedes encontrar en internet.

Quería tratar el tema de la entrevista de trabajo, como una oportunidad para demostrar quién eres, que valores tienes y de qué manera puedes aportar a la empresa todo el potencial que escondes dentro.

Es fundamental prepararse para una entrevista de trabajo, no podemos ir solamente con nuestro CV memorizado y los títulos debajo del brazo.

Una entrevista tiene que ser planteada como un proceso de venta comercial. Ellos tienen una necesidad, y nosotros podemos ayudarles con nuestra experiencia y competencias. Pero para ello, debemos conocer muy bien cuales son estas.

La experiencia esta claro, que son todos los puestos y empresas para las que hemos trabajado. Y en ella reflejamos todas las funciones y tareas que hemos realizado. Eso es una parte principal de nuestro CV.

¿Pero cómo puedes marcar la diferencia con respecto a perfiles que son muy parecidos al tuyo?

¿Cómo puedes demostrar que tienes unas fortalezas y unas cualidades que hacen diferentes tus maneras de HACER, y que, por ello, vas a aportarles y cubrirles mejor las necesidades a la empresa, que ningún otro candidato?

Es una cuestión de vender tu Marca Personal. Y si, como ya os escribí en otro artículo, que os dejo aquí el enlace ( Marca Personal), hoy en día tener una buena Marca Personal, hace que puedas convencer de manera eficaz a cualquier empresa y reclutador.

Pero esta claro, que para poder convencer a los demás de las maravillas que les podemos aportar, de las mejoras y soluciones que podemos ofrecerles, primero tenemos que conocer y tener muy claro, que queremos y podemos ofrecerles.

Para ello, necesitamos realizar un trabajo de autoconocimiento, no solo profesional sino también personal.

Existen muchas herramientas de análisis que podemos utilizar, y que nos pueden ayudar a conocer nuestras fortalezas y debilidades, de cara a una venta de nuestros servicios en una entrevista de empleo.

Ya estoy preparando un próximo articulo para hablaros de ellas.

Pero para el tema que os quiero explicar hoy, voy a utilizar un ejemplo de un comercial que tiene que conseguir nuevos clientes para vender su producto. A través del ejemplo, podréis ver con la claridad los diferentes puntos a tener en cuenta a la hora de preparar una entrevista.

El decálogo de un buen comercial

Un comercial para poder hacer su trabajo, en cuanto a la oferta de un determinado producto a una empresa, debe tener bien estudiado una serie de puntos:

  1. Se informa de su potencial cliente o empresa.
  2. Es conciso y riguroso. Presenta los resultados de su producto de manera eficaz y con una explicación clara y cuantificada de lo que se puede ganar con dicho producto.
  3. Presenta el producto de manera concisa y se explaya en explicar en detalle las soluciones que va a portar ese producto. De ahí, que un buen comercial es aquel que sabe escuchar para detectar los problemas y necesidades, y aportar soluciones.
  4. Debe ofrecer propuestas de valor. Conoce bien el mercado competitivo, y muestra como puede ayudar al cliente o empresa a reducir costes, innovar, crear nuevos proyectos y mejoras.
  5. Un comercial debe ser honesto. El secreto para establecer y mantener la credibilidad ante los ojos de sus clientes es tan sencillo como no mentir nunca. Debe de mantener una comunicación abierta y transparente, creando así una experiencia positiva. Solo de esta manera se ganará la confianza del futuro cliente y la fidelización.
  6. Él no hace propuestas que no pueda cumplir y sabe decir “no”. Si sabe que no puede desempeñar algo, lo debe admitir, es parte de la veracidad y la credibilidad.
  7. Un comercial siempre debe aprender de la experiencia de la entrevista de venta. Hacer un resumen de notas de todo lo que ha observado, escuchado y sentido, hace que sea una lección magistral para futuras visitas comerciales. ¡¡En cada reunión podrá ver detalles a mejorar!!

Si analizamos estos siete puntos que tiene que cumplir un buen comercial, no dista mucho de los que debe cumplir una persona frente a una entrevista de empleo. Y esto se aprende practicando y preparado esa entrevista.

Similitudes entrevista comercial /entrevista laboral

 

Si voy analizando punto por punto de la lista anterior, nos va a proporcionar una serie de reglas a seguir, que harán que nunca nos perdamos en una entrevista, y nos de las pautas para estructurarla.

Porque insisto, no deja de ser una venta de nuestra profesionalidad y los servicios, competencias y experiencias que podemos ofrecer. Siempre contando con la gran competitividad del mercado de trabajo, y de ahí, la importancia de generar en nuestra entrevista la diferencia.

Punto 1: Conocer la empresa para la que vamos a ser entrevistados. Es muy importante este punto. Hay que hacer una búsqueda de toda la información. De los productos que venden, fabrican, de los clientes que tienen, a que publico se dirigen etc.…

Ejemplo: si vamos a hacer una entrevista para la empresa de telefonía Orange, tenemos que conocer no solo cómo es la empresa, sino también todos los productos que comercializan y cómo los comercializan.

Este punto es importantísimo, porque si quiero saber que soluciones o mejoras puedo ofrecer en el puesto, debo de saber con que cliente/empresa me estoy enfrentando.

Ni que decir tiene, que la oferta de empleo me la debo conocer al dedillo.

Punto 2: Ser conciso y rigurosa en mis explicaciones. A la persona que tienes en frente le va a interesar que “de nuevo” le puedes contar de ti. El CV ya se lo ha leído, y en tu presentación tienes que ser conciso con respecto a las experiencias y centrarte más en todos los resultados positivos que tuviste en cada experiencia.

No le cuentes las tareas que has hecho, cuéntale cómo en la realización de esas tareas conseguiste buenos resultados, beneficios, optimización y mejoras que resulto un éxito dentro de tu desempeño de esa tarea.

A los reclutadores les gustas las historias con gancho, y darles referencias de tus éxitos es la mejor carta de visita.

Punto 3: Un reclutador/empresa/cliente quiere conocer de ti además de los éxitos, la capacidad que tienes de resolver problemas. Para ello, tira de ejemplos. Hazte una lista, no solo con ejemplo de tus éxitos, sino también de cómo has resulto problemas buscando las mejores soluciones en favor del objetivo. Muestra que eres una persona que observas y escuchas para conocer las necesidades o problemas, y utilizas tus habilidades y experiencias de manera proactividad, para aportar soluciones que beneficien no solo a la empresa, sino también a tu aprendizaje.

Punto 4: Este punto engarza con los dos anteriores (éxitos y soluciones), y es conocer cuál es tu propuesta de valor. Que les vas a ofrecer a nivel profesional y personal. Cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo. Para ello, no hay otro que la reflexión sobre nosotros en tanto que profesionales y personas, para conocer cuál es nuestro proyecto profesional. Porque de este modo, podremos explicar y convencer sobre nuestra propuesta de valor.

Punto 5: Deber ser honesto y creíble. La mentira no llega muy lejos. Explica tu historia de manera positiva y motivadora. A los reclutadores les encantan escuchar historias, porque se pasan todo el día de CV en CV, y de entrevistado en entrevistado, escuchando los mismos tipos de cosas.

En el Marketing hay un concepto muy usado que es el StoryTelling. Es el Arte de contar historias. Es contar tu historia profesional de tal manera, que genere una conexión emocional con la persona que tienes enfrente.

No se trata de contar penas, dramas, poner la carne de gallina etc.., se trata de tener conectado a nuestro interlocutor con una historia contada de un modo interesante.

Cuando hablamos de nuestra trayectoria profesional poniendo muchos ejemplos de nuestra realidad en el puesto de trabajo y la empresa, cuando hablamos de las dificultades que tuvimos en un puesto, pero todo lo que aprendimos y después pudimos aportar …, se trata de buscar esa historia real y veraz de nuestra vida profesional, basada en ejemplos, que estratégicamente van a mostrar nuestros valores, competencias y profesionalidad.

Nos encanta una buena historia y no nos cansamos de escucharlas una y otra vez. Hacen lo complejo simple y dan una dimensión diferente a la cotidianidad.

Crear esta conexión emocional y profunda hace completamente la diferencia con el resto, y, además, como las buenas historias, siempre se retienen bien en la memoria del que nos escucha. ¡¡¡Y esto es un super gol a marcar!!!

Punto 6: Proponer aquello que podemos y somos capaces de cumplir. Para ello, debemos conocer muy bien, no solo nuestros puntos fuertes, sino también nuestros puntos débiles y reconocerlos. No pasa nada, como le ocurría al comercial del ejemplo, por decir “no”. Decir, que algo no se sabe o no se ha utilizado o no tenemos la formación para ello, no es un problema siempre y cuando mostremos nuestra apertura al aprendizaje y al trabajo por transformar las debilidades en fortalezas. Debemos admitir nuestras debilidades y no mentir sobre ellas.

Si sabes que no puedes desempeñar ciertas tareas, admítelo. Seguro que cuentas con otras alternativas para seguir siendo su mejor opción.

Punto 7: Después de cada entrevista hay varias cosas que deberías hacer.

Primero, enviar un email de agradecimiento al día siguiente, por el desarrollo de la entrevista y mostrar el interés, de nuevo, por el puesto.

El mismo día de la entrevista, justo después, es muy interesante escribir impresiones de como has visto las entrevistas, como te has sentido ante determinadas preguntas, que respuestas no te han gustado y tienes que mejorar y preparártelas mejor… hacer un feedback contigo mismo.

Cada entrevista es un aprendizaje. Podemos sacar muchas lecciones y conclusiones.

El habito se consigue con la práctica, y hacer muchas entrevistas te va a dar no solo la confianza en ti, sino también la posibilidad de estudiarte y conocerte mucho mejor en cuanto a tu proyecto y aspiraciones profesionales.

Todos estos puntos no se pueden poner en la práctica, si no existe una preparación importante de todo lo que quieres demostrar de ti, de todas tus capacidades y sobre todo del conocimiento que tienes de ti misma como profesional y como persona.

La Marca Personal no es un producto de marketing dónde nos intentamos vender a toda costa. La Marca personal es el conjunto de tu YO, tus valores, tus objetivos, tu visión de la vida, tus habilidades y desempeños, tus éxitos y tus fracasos. Y sólo podrá ser creíble si la cuentas desde tu historia verdadera, desde lo que realmente eres y quieres llegar a ser. De lo que buscas para sentirte realizada con lo que haces y en el lugar que estas y quieres estar.

Muchos pueden decir, que desgraciadamente la competitividad hace que el mercado de trabajo se convierta en un mercado de venta de Marcas Personales.

“Personalmente opino, que gracias muchas veces a la competitividad del mercado de trabajo, nos obliga a no dormirnos en los laureles y estar en mejora continua”.

Mujer Expat

Avanzar y aumentar nuestro proyecto profesional, con cambios y aprendizajes, hace que también aumente nuestro desarrollo no solo profesional, también personal.

La mejora continua nos ayuda a nuestro desarrollo personal y también a tener una vida dinámica y despierta. Nos ayuda a fijarnos objetivos, a pensar para prosperar.

“Ten paciencia y vive en la conciencia de que todo lo que buscas llegará tarde o temprano si te preparas debidamente”.Robin Sharma

Déjame tus comentarios en la web, me interesan mucho. Y si tienes alguna duda, consulta o quieres plantearme un problemao necesidad que tienes, envíame un email a contacto.

Con cariño de una Expat  😉 

Deja un comentario