Emprender: un nuevo modelo laboral


¿Por qué hoy en día se emprende más?

Hay algunos que hablan de una moda y otros de un cambio de paradigma. Lo que si es cierto, es que el mercado laboral está cambiando bastante con respecto al siglo anterior. Los expertos dicen que estamos pasando de la Era Industrial a la Era del Conocimiento y el Talentismo.

La realidad que palpamos los que no somos expertos en Eras, es que la seguridad y estabilidad en el empleo ha dejado de ser lo normal. Hay una gran competitividad para la repartición del pastel del contrato fijo, para toda la vida, con un buen salario y los merecidos 30 días naturales de vacaciones por Convenio.

También hay un cierto desencanto en la poblaciónen cuanto a la idea capitalista de trabajar para tener, y endeudarse para tener que trabajar más. Hoy en día, hay muchas personas que se están planteando, si vender su tiempo por un salario haciendo algo que no les aporta, y si esto les está mereciendo la vida. Una gran insatisfacción profesional y personal.

El mercado laboral está experimentado la tendencia de contratar menos por cuenta ajena y demandan profesionales autónomos o freelance que aporten sus valores, ideas, conocimientos y talentos a las nuevas organizaciones. A cambio, estos profesionales dejan de ser asalariados para convertirse en vendedores de servicios.

Tenemos el ejemplo de muchos profesionales de otra de las Eras en auge, la digital, que crean sus proyectos como emprendedores y que muestran las bondades de emprender cómo: ser tu propio jefe, la flexibilidad horario, puedes trabajar desde cualquier lugar porque estamos conectados, trabajas por lo que te apasiona, desarrollas una vocación, puedes conciliar tu vida profesional y personal…. 

¿y qué hay de cierto en todo esto?

Quiero ser una emprendedora

Bien pues si el paradigma está cambiando, yo no encuentro trabajo y además tengo hartazgo de lo que estaba haciendo antes, pues:

¿por qué no ser emprendedora?

Esta pregunta tiene múltiples respuestas posibles. Pero los expertos emprendedores de éxito coinciden en listar una serie de características que tiene que tener una persona que quiere emprender. Bien un negocio físico o digital. Son comunes a ambos.

De primeras un emprendedor es una persona que identifica una oportunidad y busca todos los recursos necesarios para hacerla suya. Esta oportunidad puede ser para crear un negocio y satisfacer las necesidades de otras personas. El emprender no siempre va ligado a ganar cifras millonarias con un negocio. La incertidumbre económica es parte de la vida de un emprendedor.

Ser emprendedor no significa ser empresario. Una persona puede ser un empleado y al mismo tiempo ser un emprendedor de nuevos proyectos o ideas dentro de la empresa o departamento donde trabaja.

Un emprendedor puede ser una persona que ha observado una necesidad en el mundo o la sociedad en la que vive, y decide crear un proyecto basado en una idea para cubrir esa necesidad, y hacerlo con o sin ánimo de lucro.

Pero yendo más lejos, el emprendedor es la persona que tiene la actitud de emprender nuevos retos, nuevos proyectos, teniendo una visión de lo que quiere y planificando hasta alcanzar su meta. Además, tiene que tener unas características como:

  1. Visión: Ven las posibilidades y oportunidades antes de que las vean los demás. No solo tienen una visión de negocio sino también de logro. La visión es de largo alcance. Es una visión de servir a otros, de cubrir las necesidades de los otros. Escribe tu visión en un papel como el inicio de la planificación de tu idea.
  2. Pasión: No puedes desarrollar o emprender una idea, si no tienes verdadera pasión por ella. ¿ por qué?, porque el camino de un emprendedor no es fácil , es como una montaña rusa, con momentos en auge y también muchos momentos valle. Y si lo que estás haciendo no te apasiona lo suficiente como para quitarte el sueño, la desmotivación se apoderará tan pronto como encuentres los primeros obstáculos.
  3. Liderazgo: Si vas a ser tu propia jefa y a lo mejor en un futuro necesitas de un grupo de colaboradores, tendrás que sacar tu espíritu de líder. En este liderazgo se suma la responsabilidad, el compromiso y la motivación por lo que haces. Eres quién vas a dirigir el proyecto, esa idea que tanto te apasiona y por la que vas a servir a las necesidades de los otros.
  4. Asumir el riesgo y la incertidumbre: Esta característica es indispensable para la mentalidad de un emprendedor. El miedo existe, pero no hay que pensarlo. Como he dicho al principio, es un nuevo modelo laboral sin contrato ni salario fijo mensual, con lo cual, hay que aprender a vivir sin esto, y no todo el mundo vale ni quiere asumir esta manera de trabajo.
  5. Ambición:  Hablo de ambición desde un punto de vista del cumplimiento de objetivos. De realizar una planificación y ponerse retos ambiciosos. Muchas veces es mejor pensar en grande, porque la vida y los acontecimientos te irán flexibilizando y amoldando tus objetivos. La ambición es parte de la manera en la que tenemos nuestra vision del punto 1.
  6. Autoestima y seguridad en sí mismo: No solo la pasión es importante a la hora de emprender un proyecto, la confianza y la seguridad es clave para superar los momentos difíciles. Así que hay que mirarse al espejo y estimularse cada día con buenas dosis de confianza, porque la vas a necesitar.
  7. Resolutivo y Creativo: Pongo estos dos punto en uno. Porque muchas veces para resolver problemas tenemos que tirar de mucha creatividad. Un emprendedor tiene que tener la capacidad de resolver problemas e inconvenientes de manera rápida y efectiva. La creatividad ayudará muchas veces a resolver aquello, que de manera habitual no encontraríamos la solución. En fin, que en ocasiones si esto no llega, no te asustes si te sale humo de la cabeza. 
  8. Capacidad de Aprendizaje: Super importante este punto, porque es la manera de corregir nuestros errores y convertirlos en parte de nuestro aprendizaje. Ser humilde y reconocer que no se sabe todo, y trabajar cada día para aprender y poder aportar el máximo a nuestro proyecto y a nosotros mismos.
  9. Organización: Siento mucho tocar este punto, pero al emprendedor no le queda más remedio que planificar, organizar, replanificar, reorganizar y así vuelta a empezar. Si no quieres que tu idea apasionante  se convierta en un pozo sin fondo, organiza tu proyecto desde la base con buenos cimientos, sino correrás más riesgos de los necesarios. De ahí, que las prisas no son buenas y las improvisaciones tampoco.
  10. Optimistas: Esto lo dejo para el final, porque sin una buena dosis de optimismo no transformará las dificultades en oportunidades. Esto queda como frase de manual de desarrollo personal, pero te puedo asegurar por propia experiencia, que tener una actitud optimista hace que la iniciativa y la motivación no decaiga. Atrae las oportunidades porque nunca se ve el vaso lleno, siempre medio lleno.


No basta con tener una idea. Hay que validarla

Puedes tener una idea que te resulta buenísima, que además sabes un montón de ello y que además crees que te aportará un montón de dinero….pues con eso solo no vale.

Si a nadie le interesa tu idea, y sobre todo, si tu idea «no resuelve un problema o necesidad» de un público objetivo, ésta no será validada. De ahí, que yo marcaría como pilar fundamental de nuestro proyecto a emprender: la Propuesta de Valor. Qué proponemos a los demás que sea de gran valor para ellos. 

Para saber qué propuesta podemos ofrecer, tenemos que conocer muy bien a qué público nos queremos dirigir. Conocer sus gustos, sus necesidades, sus problemas a resolver etc…

Este es el punto de partida de cualquier emprendedor. El valor que podemos aportar, pero sobre todo conocer muy bien a que personas podemos ayudar con nuestra propuesta. 

Yo añadiría a las características del emprendedor: La Capacidad de Servicio y ayuda. Servir a los demás como pensamiento incansable del emprendedor.

 

Espero que te haya servido de ayuda este artículo para tener una primera visión sobre lo que necesita un emprendedor que quiere ser el jefe en su vida profesional.

Un abrazo

Ana

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario