¿Dejas tus proyectos para mañana?

Una de las cosas que he aprendido en esta aventura de la expatriación, ha sido tener un objetivo o proyecto e ir a por él, sin pensarlo mucho. ¿Y por qué digo sin pensarlo mucho?, porque cuando estás en un país que no es el tuyo, puedes sentir muchas inseguridades, y esto hace que el miedo sea el mejor compañero de las excusas.  

Yo he podido descubrir que la mejor manera de no aplazar las acciones y de estar cada día más cerca de nuestros objetivos, es seguir ciertos pasos o estrategias.

Te doy  6 pasos que me han venido muy bien para no postergar las cosas que me proponía hacer: 

1 – Pasar a la acción directamente sin pensarlo mucho. Deja de ponerte excusas como:

                                 Lo haré mañana

                                 Me da mucha pereza

                                 No soy capaz

                                 No me va a salir… 

Si en cada cosa que te propones dejas pasar el tiempo y no te pones en acción, al final termina convirtiéndose en un hábito como muchos otros. Te puede ayudar una planificación con fechas tope de para hacer las cosas. 

A mí siempre me ha funcionado esto. 

2- Tienes que olvidarte del perfeccionismo. Si tienes que tener todo bien atado y bien estudiado para tomar acción, corres el riesgo de no empezar nunca. Por tanto, olvídate del perfeccionismo y el miedo al fracaso.  

Debemos aprender a gestionar el fracaso y las emociones que éste nos produce, porque en nuestro camino en otro país, el fracaso va a ser parte de nuestra vida, ya que el camino no es fácil, las cosas no se consiguen de manera rápida; pero esto no nos tiene que impedir tomar acción y continuar con nuestros proyectos. 

3- De aquí que el siguiente punto importante, es no perder de vista nuestros valores y tenernos muy presentes.

Estos valores nos deben acompañar en nuestro camino y en la ejecución de nuestros sueños. 

Muchas veces el conocer otros país y otras culturas, hace que revisemos nuestro sistema de creencias, y por tanto, también nuestros valores en la vida. Esto es un buen ejercicio. Y cuando hemos dejado atrás nuestra zona de confort, y hemos comenzado otra vida desde cero, quizás es un buen momento para encontrarnos con nosotras mismas, y hacer un ejercicio de revisión de creencias: culturales, sociales, familiares, educacionales…, que tomando perspectiva, poco tienen que ver, algunas veces, con nuestra nueva identidad. 

Cuando uno sale de su país, y pasa por una serie de experiencias que no son fáciles y conoce otras culturas, sociedades etc., muchas veces se tambalea la identidad que creíamos tener, y surge una nueva manera de creer en la vida, en los valores y en las personas. 

4- El no dejar las cosas para mañana y lanzarte a hacerlas hoy, te va a dar la gran satisfacción de un paso más, una mayor autoestima y confianza. Dar pasos en el camino, y no dejar atrás deseos y cosas por hacer, es una manera positiva de sentirte realizada, llena de confianza y aumenta tu autoestima, porque te demuestras a ti misma que eres capaz de hacer todo lo que te propones, sin mirar el resultado final. Si estamos pensando en el resultado, nunca saldremos de la casilla de salida, porque nuestra mente, que es más rápida, nos empezará a enviar excusas para mantenernos en nuestra zona cómoda. De ahí, que la pereza, el miedo, la desidia… se conviertan en nuestros peores enemigos. 

5- Y cada vez que planifiques algo y cumplas el plazo y te metas en acción, date un premio, porque es la manera de convertir la acción en un placer y no en un sufrimiento. Cada vez que dejas para mañana algo que sabes que te beneficiará hacer, es una manera de sentirte culpable más tarde, cuando ves que no avanzas en todas esas propuestas y proyectos que te habías planteado. 

Así que prémiate cada vez que no postergues una decisión o una acción. 

Creo que he tenido tantas dificultades como cualquiera la hora de emprender cualquier cosa en el país dónde vivo, pero la experiencia me ha enseñado que no puedo quedarme parada, porque las cosas no llegan solas. Tengo que tomar acción en todo lo que me proponga. Algunas veces sale bien, y otras no sale, pero siempre me queda la satisfacción de que he aprendido mucho en cada paso que he dado. 

Después de 8 años y medio fuera de España, esta actitud me ha servido para crecer como persona y probar en todos aquellos proyectos que he querido hacer. Tener proyectos nuevos y que no se queden solo en palabras, es el mejor regalo que nos podemos hacer para avanzar en nuestra vida. Es lo que va a hacer que nos integremos mejor a la sociedad en la que vivimos ahora; y sobre todo nos va a dar la capacidad de pensar que todo es posible y que hay que intentarlo al menos. 

Propósitos para el nuevo curso escolar….que no se queden en palabras o pensamientos!! 

Hay una frase que resumiría todo esto: 

“Cuando alguien quiere hacer algo encuentra la manera , y cuando alguien no quiere hacer algo encuentra la excusa”.

 Felices vacaciones y hasta el próximo post

Con gran cariño de una Expat 😉 

Deja un comentario