7 Claves para la Reinvención

Cuando nos expatriamos a otro país estamos haciendo un cambio muy grande, y debemos aprovechar esta inercia de cambio. Muchas veces es la oportunidad para partir de cero y reinventar nuestra vida. 

En este post quiero explicar 7 claves que me ayudaron a reinventarme. Durante nuestra vida, puede haber tantas reinvenciones como uno quiera. La vida es cambiante y se va transformando,  y nosotros tenemos que cambiar con ella para ir progresando y avanzando. Para sentirnos vivas. 

1-      VISIÓN/OBJETIVO: 

La primera clave es tener clara una visión, perseguir un objetivo o un sueño. Tener esta visión u objetivo nos hace crear un proyecto ilusionante.

Estos objetivos tienen que ponerse por escrito, pero esto no significa que sea algo rígido.  Se pueden ir modificando durante el proceso hasta alcanzarlo.

Pero es importante tener una visión y focalizarnos en ella. Tener por escrito, que es lo que se quiere.  

2-      COHERENCIA:

Pensar, decir, sentir y actuar en coherencia, para no ser un caos. Escucharnos cuando hablamos y actuar en coherencia con ello, y con nuestros valores.

Hay muchas personas que a lo largo de sus vidas hablan de cosas que quieren hacer pero luego al final no actúan, postergan todo, y cuando se posterga, se termina no haciendo aquello que uno ha dicho.(Ya hablaremos de postergar acciones y decisiones en otro post).

Para ser coherentes entre lo que pensamos y hacemos es muy importante preguntarse “¿para qué?”.

¿Para qué quiero reinventarme?

¿Para qué quiero montar un negocio?

¿Para qué quiero crecer?

¿Para qué quiero estudiar este idioma?

¿Para qué quiero hacer esta formación?

Una vez que tengamos las respuestas de “para qué “, después vendrá el “cómo “. 

3 – DESCUBRIR EL TALENTO Y LA PASIÓN:

Si tus talentos, competencias están en coherencia con tu pasión habrás logrado encontrar el camino.

Hay personas que tienen trabajos que no les apasionan. Pueden desarrollar en ellos sus competencias y talentos, pero al cabo del tiempo no son felices. En ese momento, es cuando surge la necesidad de cambio. Y muchas veces no tenemos la valentía para lanzarnos, porque permitimos que los miedos estén constantemente tomando las decisiones por nosotras.

Hay que ser valientes para dedicarnos a lo que nos gusta, a lo que nos apasiona. Merecerá la pena. Parece algo utópico o palabrería barata. Pero seguro que conocemos a personas a nuestro alrededor que brillan por hacer aquello que les apasiona ,o nosotras mismas, que hemos desempeñado trabajos que no nos han gustado nada…

Hay que arrepentirse de lo que se ha hecho, eso significa que vivimos, nos equivocamos, aprendemos. Lo peor es que un día nos arrepintamos de todo lo que no hemos hecho y sea tarde. 

4- SOMOS LEONAS O GATITAS:

Es muy importante cambiar el concepto que tenemos de nosotras mismas.

 Si yo pienso siempre de la misma manera, si pienso que no soy capaz y continuo viviendo en mi pequeño mundo, todo lo que voy hacer será como pienso: pequeño y siempre lo mismo. No saldré de ahí.

 Hay que cambiar el auto- concepto.  Pensar y hacer lo contrario que siempre hacemos.

 El cambio viene de dentro a fuera. Pero muchas veces nos da miedo transformarnos en otra persona. Salir de dónde estamos.

 Tenemos construida toda una identidad. Nos identificamos con una manera de ser, una vida, un entorno etc. Si yo quiero cambiar, pero no salgo de esta identificación, de este mundo pequeño en el que vivo, esto no funciona.

 Hay que salir de esa identidad, hay que salir de ese mundo. A veces, en este proceso te puedes encontrar sola o incomprendida, pero merece la pena.

Hay que sugestionarse con nuevas ideas. Si cada día piensas lo mismo, haces lo mismo, no cambiarás nada en tu vida.

Hay que generar nuevos pensamientos, y definir un nuevo concepto de nosotras mismas: 

          Yo soy una persona de éxito

          Yo soy capaz de lograr lo que me propongo

          Para mí no hay metas imposibles

 Convertirte en alguien que piensa en grande.

5-     INSPIRACIÓN:

Hay que unirse a los mejores.

       Modelar a personas que han conseguido aquello que quieres. Esto no significa copiarles, si no ver cómo piensan, cómo actúan, que actitud tienen, y hacer lo mismo desde nuestra creatividad, desde lo que yo quiero crear y alcanzar.

       Ejemplo:

       Quiero aprender a pensar en grande, a empoderarme. Pues modelo a personas que piensan así en grande, y me inspiro en ese tipo de pensamiento, para pensar de la misma manera.      

¿Cuántas de vosotras pensáis en grande?

                        Buscamos a personas que han tenido grandes éxitos y que nos inspiran, o personas que han tenido un propósito, un objetivo claro en la vida y han ido a por ello. 

       Y recordar la creencia: 

“Si alguien lo ha conseguido, yo también puedo conseguirlo “      

       Hay 2 formas de vivir: desde el miedo o desde la confianza, el amor y la libertad. 

¿Cuál estas dispuesta a elegir tú?

 6 –  VIVIR EN LA INCERTIDUMBRE:

Para lanzarse a la reinvención no solo hay que vivir desde la confianza, el amor y la libertad, también hay que aprender a vivir en la incertidumbre.

Cuando abrazas la incertidumbre y la incluyes en tu vida, el miedo desaparece.

Cuando la vida se queda como una balsa de agua, mansa, inamovible, cómoda, no estamos llenando nuestra vida de nuevos proyectos, ilusiones, retos. No aprendemos, no evolucionamos. Y esto a largo plazo pasa una factura de infelicidad.

Hay que sentirse en cierta medida incómodos, llenando nuestra vida de evolución y cambios que nos hagan sentir vivas. La vida es cambio. Y si nos resistimos a ello al final vamos a sufrir. Vamos a vivir una vida de conformismo.

Hay que probar a abrirse al cambio, a nuevas experiencias, a tomar decisiones y liderar nuestras ideas y nuestra vida. 

7 – PLANIFICACIÓN: Hay que planificar día a día con disciplina, perseverancia, porque si no, postergamos las cosas.

Hay que poner fechas a nuestra planificación. 

Tener disciplina. Esta palabra socialmente le hemos dado una connotación de esfuerzo, dureza, en fin, connotación negativa.

La disciplina es simplemente querernos a nosotras mismas, porque nos permite hacer lo que hemos decidido hacer, y con esta disciplina cumplimos nuestro plan, nuestra decisión.

Sin un plan, es muy fácil que nos dispersemos y al final no hagamos la mitad de lo que tenemos pensado, y perdemos el tiempo.

Cada día pon tu enfoque en 2 o 3 tareas importantes. Pon fecha de ejecución a todo. Cuándo lo vas a hacer.

 En conclusión:

Tener una visión, una idea. Vivir en coherencia con ella. Pensar, sentir y hacer en coherencia. Descubrir nuestros talentos y recursos que tenemos y ponerlos al servicio de nuestra pasión, y que esta sea nuestro objetivo.

Inspirarnos en personas que han hecho grandes cosas, que han tenido un pensamiento de éxito, de conseguir sus objetivos, de perseverancia y de paciencia. Estas personas nos tienen que inspirar a cambiar nuestro pensamiento. A pensar en grande. A dejar de vernos como un gatito para convertirnos en un león. A que nuestra reinvención nos haga cambiar no solo profesionalmente si no también a convertirnos en otra persona. Porque el cambio viene de dentro a fuera.

Tenemos tal potencial de cambio y transformación y cuando lo hacemos es un verdadero regalo. No me creas, compruébalo tu misma.

Hasta el próximo post

Con gran cariño de una Expat 😉 

Deja un comentario